No es por ti, es por el big data

¿Sabes todos los datos que tienes como empresa? No solo en volumen, también en contenido.

El rendimiento de tu web, de la tienda física, producto, demografía, búsquedas, social, móvil, CRM, comportamiento de compra, geografía, datos competitivos….

Los datos te rodean. Pero aquí está el problema: si cada punto no sigue un objetivo comercial, los números pueden mezclarse fácilmente en el caos y obstruir la toma de decisiones.

Ese es el problema con la relación personas-datos de hoy. A menudo nos faltan planes estratégicos para el uso de datos, y terminamos el seguimiento de la información que no es relevante para objetivos comerciales. Si te sientes intimidado por los datos, es una señal de que no tienes un plan sólido para sacarles partido.

El competitivo panorama actual basado en datos nos exige cuestionar nuestra relación con los datos y adoptar tres cambios de actitud:

Resiste el impulso de rastrear datos para seguir el rastro

Históricamente, las marcas han creído en reunir la mayor cantidad de datos posible con miras a usarlo para predecir el comportamiento del consumidor y personalizar el compromiso. Esa actitud condujo al diluvio de datos, así como a la reacción de los consumidores contra la recopilación de datos personales.

El marketing digital de hoy en día requiere una nueva apreciación de la estrategia y el minimalismo. Define tus objetivos. Luego, define un plan para operacionalizar los datos y cumplir esos objetivos.

¿Quieres mejorar el retorno de la inversión publicitaria entre los nuevos clientes? ¿Aumentar la participación de contenido? Adopta un enfoque sistemático para determinar qué datos necesitas para que tu equipo logre sus objetivos.

«Tus objetivos comerciales y de marketing deberían dictar los datos que recopilas, analizas y actúas, y no al revés.»

Ya estamos viendo que el mundo del marketing adopta esta actitud a medida que el Reglamento General de Protección de Datos, o GDPR, entra en funcionamiento. El espíritu de la regulación tiene sus raíces en la privacidad, naturalmente. Pero también se basa en el beneficio mutuo: recopila solo los datos que los consumidores permiten y que se necesitan para crear ventajas para los consumidores y los especialistas en marketing.

Ya sea que las normativas como GDPR lo estén afectando o no, echa un vistazo a tus bases de datos. ¿Cómo se puede hervir en repositorios más limpios y relevantes que sigan directamente a los objetivos de negocio?

 

No pienses en individuos híbridos: piensa en el equipo híbrido

Ha habido bastantes rumores sobre la necesidad de que los especialistas en marketing aumenten sus habilidades de datos y análisis. A través de los negocios, vemos que la dinámica de la fuerza de trabajo cambia para valorar más el conjunto de habilidades que la experiencia.

A partir de esta tendencia, puedes tener la idea de que cada persona de tu equipo y tú debéis ser igualmente hábiles en datos, análisis y otras disciplinas de marketing y creatividad. Aquí es donde los equipos de marketing salen mal.

Los unicornios rara vez existen en cualquier nivel de una organización, y la búsqueda o la construcción de habilidades de amplio alcance en una o varias personas pueden conducir a miembros del equipo con una gama más amplia de capacidades sin profundidad significativa. Además, combinar personas de ideas afines puede frenar la innovación.

A medida que el comercio minorista continúa su transformación omnicanal, la estructura del equipo de marketing debe hacer lo mismo. Eso implica idear nuevas formas de contratación y trabajo para unir puentes en todo el espectro analítico y creativo.

Por ejemplo, los gerentes deben priorizar uno o dos conjuntos de habilidades para cada nuevo empleado. Si desea llevar su estrategia de análisis al siguiente nivel, traiga a alguien con experiencia dedicada que pueda compartir conocimiento y educar a otros miembros del equipo.

Una vez que esa persona se haya aclimatado al trabajo, fomenta el desarrollo de nuevas habilidades a través de la colaboración con otros miembros del equipo dentro y fuera del departamento de marketing. Diseña planes de desempeño para alentar a los miembros del equipo a tener ciertas experiencias interfuncionales antes de progresar en un nuevo rol.

 

Crear un centro de rentabilidad multifuncional

En un mundo omnicanal, los equipos no tienen más remedio que administrar, analizar y compartir datos en toda la organización de manera consistente para que todos los interesados ​​puedan aprovechar los conocimientos para sus iniciativas y objetivos particulares.

Considera la posibilidad de «comprar online, recoger en la tienda». Este programa requiere una coordinación de datos sincronizada entre el mercadeo, el comercio electrónico, las tiendas tradicionales, la cadena de suministro y la comercialización. Lo mismo ocurre con los anuncios de inventario locales: una iniciativa que requiere tecnología y procesos de incorporación de datos para tener éxito.

«Los minoristas corren el riesgo de perder su ventaja cuando los competidores recopilan datos más rápidamente, lo analizan con mayor precisión y actúan con mayor agilidad.»