Transformación digital en las empresas automotive

El sector automotive se encuentra en medio de una revolución tecnológica. Las implicaciones del uso compartido de vehículos eléctricos, la micro-segmentación, coches automáticos, transformación digital, telemática, personalización, realidad aumentada, asistencia al conductor y más se discuten regularmente en la barra de un bar y en los despachos de estas empresas.

Comprender que hay una necesidad de transformación es una cosa, pero el verdadero desafío es: ¿cómo estos actores, cuyos procesos y empleados a menudo abarcan varios países y tipos de trabajos, comienzan a transformarse? ¿Cómo pasas de pesado y primitivo a ágil e innovador?. Antes de que las empresas del sector comiencen a transformarse, primero deben desarrollar una «hoja de ruta» o estrategia. Para comenzar el proceso de elaboración de dicho mapa, es útil revisar los siguientes puntos de contacto digital:

 

Analizando todo el espectro digital

Antes de que una empresa pueda trazar la mejor ruta en su transformación digital, primero debe identificar su posición actual. En el mundo digital, todo es relativo; ninguna compañía o industria puede evaluarse a sí misma en el vacío. La tecnología y la ola digital afectan a todos los sectores, y para desarrollar verdaderamente una estrategia digital innovadora y efectiva, las empresas deben mirar a los líderes digitales fuera de sus competidores directos y compararse con las prácticas digitales en general.

 

Una compañía automotriz que mirara intensamente hacia adentro y se centrara en desarrollar los mejores neumáticos del mundo, refinando su proceso, iterando, probando y contratando a los mejores ingenieros y técnicos, podría otorgarse un alto grado de calidad. Sin embargo, una vez que comenzara a prestar atención a su entorno, se daría cuenta de que todos sus logros no tienen sentido. Esto puede parecer hiperbólico, pero la ola digital se mueve muy rápido. No es posible realizar comparaciones solo con uno mismo o en una escala difícil de cero a cinco. Los fabricantes deben mirar a sus lados para juzgar en una escala relativa.

 

Reconociendo las expectativas del cliente

Un segundo punto de contacto clave, que a veces se pierde en la emoción de la nueva tecnología, es la persona que compra. Estos clientes van desde nativos digitales, que han crecido con teléfonos inteligentes en su bolsillo, hasta inmigrantes digitales, que pasaron la vida conduciendo automóviles no conectados a través de un mundo analógico. Las empresas del sector deben asegurarse de que su estrategia tenga en cuenta todas las necesidades y expectativas de sus clientes en lo que respecta al funcionamiento digital.

 

Esto no solo significa comprender qué le gusta a un público objetivo específico en Facebook o cuántos retweets recibe un video de marketing. Significa trazar el recorrido del cliente a lo largo de todo su ciclo de vida con la empresa e integrarlos con esos indicadores sociales para mejorar su experiencia. A medida que se conectan más, los clientes exigen una mayor personalización, más servicios y más opciones de compra.

 

La transformación digital

La transformación digital en la industria automotriz no se centra exclusivamente en el lado de la fabricación; los concesionarios también están haciendo cambios en sus procedimientos. Los concesionarios de automóviles están abandonando sus campañas publicitarias tradicionales más rápido que la mayoría de las otras industrias, gastando $ 14 mil millones en publicidad digital durante 2016. Esta cifra representa más del 60 por ciento de los presupuestos de los medios de los concesionarios.

Este gran gasto en transformación digital se ha basado en los hábitos y preferencias emergentes de los clientes. Entre el 50 y el 70 por ciento de los compradores de automóviles ya han decidido la marca y el modelo del automóvil que desean antes de visitar una sala de exposición, y más de la mitad de estos compradores han tomado una decisión haciendo una investigación en línea. Estos datos han sido recogidos y analizados con herramientas de marketing relacional o CRM que han agilizado enormemente la comunicación entre empresa y cliente, personalizando al máximo el contenido y focalizándose en sus necesidades.

Más del 80 por ciento de los compradores de automóviles usan sus teléfonos inteligentes para buscar información mientras compran un vehículo, y el 63 por ciento de los clientes realizan esta investigación móvil mientras están físicamente en el salón de exposición de automóviles. Muchos de estos compradores en persona visitan un concesionario competidor, y un tercio de ellos son atraídos a ese competidor por un anuncio móvil que vieron mientras estaban en la primera sala de exposición.

La conectividad es el estándar

A medida que los consumidores viven cada vez más en un mundo conectado, esperan que sus herramientas y dispositivos importantes se entrelacen en esta creciente red de comunicación. El Internet of Things (IoT) se está expandiendo rápidamente, y obviamente, es un producto tan vital para las personas como sus vehículos serán parte del ecosistema conectado. Los resultados de la encuesta publicados en Digitalist Magazine indican que una encuesta global reciente de ejecutivos de la industria automotriz encontró que «la conectividad es uno de los tres imperativos más urgentes para la toma de decisiones de la industria«.

 

Por todo esto, es necesario que todos los actores del sector automotive, desde el taller hasta el fabricante, se suban a la noria de la digitalización para poder competir en igualdad de condiciones y con un valor diferencial tangible, analizable y rentable.